Diseña tu Vida

Los seminarios, las conferencias y la info que aparece en esta web, son vehículos para comunicarse con la parte consciente de nuestra mente y permitirnos comprender racionalmente la importancia que tienen los ‘programas’ o creencias que componen la base del funcionamiento de la mente subconsciente (no racional).

Si has llegado a la determinación de sobreescribir alguna creencia limitante ahora y transformarla en facilidad, el paso sucesivo es modificar estos programas subconscientes para que puedas alcanzar una mejor versión de ti mismo.

¿Cómo funciona nuestra mente?

Para comprender como funciona la mente, resulta útil compararla con los ordenadores. En última instancia los hemos construido nosotros, y su funcionamiento nos habla sobre nosotros mismos.

Para comunicarnos con un ordenador necesitamos un sistema operativo. Un lenguaje o ‘interface de usuario’. Este se almacena en el disco duro y en cuanto funciona ocupa un cierto porcentaje de la memoria RAM.

De forma parecida nos comunicamos con el mundo a través de lo que nos han transmitido sobre el mismo. Las cosas que hemos aprendido a hacer y las ideas -o creencias- que tenemos del mundo, funcionan como programas que determinan como nos comunicamos con él. Son incorporados en nuestro inmenso disco duro, nuestra mente subconsciente, dando los resultados que vivimos, que pueden ser buenos o malos dependiendo del contenido de estas grabaciones.

¿Podría parecer una afirmación muy exagerada decir que: ‘Todos nuestros problemas están en estas grabaciones’?.

¿También parecería exagerado afirmar que todo lo que queremos está a nuestro alcance si aprendemos a lidiar con esta maravillosa ‘maquinaria’ que es nuestro subconsciente?

Ambas afirmaciones parecen exageradas, pero esto es exactamente el punto de cambio en el que está nuestra especie en este momento de toma de conciencia de nuestro autentico potencial.

En el momento que esta comprensión nos resulte totalmente clara, sabemos que realmente ‘somos lo que pensamos’.  O sea que nuestra vida es el fruto de lo que almacena nuestra mente.

Entonces seguramente pasaremos a cuidar lo que decimos y lo que pensamos con toda atención.

Sin embargo hay ciertos ‘programas’ o creencias, que rondan de forma automática en el fondo de la mente, que hacen difícil pensar de la forma que queremos.

 ¿Porque darle tanta importancia al subconsciente?

La parte subconsciente de la mente es enormemente más activa que la parte consciente, pues está constantemente controlando la inmensidad de los procesos vitales de nuestro cuerpo.

Todo lo que aprendemos desde que nacemos, se trasforma en programas que ruedan en este nivel por debajo de la percepción consciente.

Cosas como  andar de pié, conducir un vehículo, usar los tenedores, etc….. millares y millares de cosas que hacemos sin tener que pensar en cómo las estamos haciendo.

Junto con la gran cantidad de aprendizajes prácticos hay también los ‘teóricos’, que son las creencias sobre la realidad, en las cuales hemos sido educados.

Si estas creencias son positivas y nos aportan algo útil en nuestra vida, genial.

Pero si nos damos cuenta de que alguna -por muy ‘normal’ y difundida que sea- es negativa, ahora sabemos que No hay razón de seguir acarreando con ella.

Aquellas circunstancias de nuestra vida que de alguna forma son indeseadas, NO son el fruto de algún pecado que estamos expiando. Pero si, son el fruto de una creencia que existe dentro de nosotros que hace real tal circunstancia.

¿Entonces qué hacer?

Es hora de intervenir conscientemente en el funcionamiento inconsciente de nuestro cerebro; poniendo en práctica lo que hace más de un siglo dijo el premio Nobel en medicina Ramón Y Cajal: “Cada hombre o mujer que se lo proponga, puede ser el escultor de su proprio cerebro”.

Es decir: somos libres de crear nuevas rutas neuronales pues el cerebro no es un algo fijo.

Se trata de identificar alguna de estas ideas que damos por asumidas y que sabemos que nos limitan en nuestro día a día, y ‘re-escribirla’.

La MUY buena noticia es que con la tecnología que tenemos hoy en día a nuestro alcance, es cada vez más fácil.

El método DISEÑA TU VIDA que yo ofrezco es sencillo y eficaz y consiste de los siguientes pasos

  • 1- Identificar las creencias principales que obstaculizan la realización de tus metas más inmediatas, a través de una sesión vía Skype o Zoom.
  • 2- Usando unos principios bastante sencillos, crearemos el antídoto (‘antivirus’), o sea aquella frase que sea la más efectiva para substituir (o re-escribir) la creencia limitante subconsciente.
  • 3- Para potenciar más el efecto usamos tu propia voz grabando un audio y enviándomelo.
  • 4- Yo me encargo de editarlo, cambiando su amplitud y frecuencia para que la mente consciente no la escuche. O sea de forma que las frases entren incontaminadas, en primera persona y afirmativamente, en el nivel subconsciente, sin los filtros del juicio que hacen parte del funcionamiento de la mente consciente.
  • 5- Las repeticiones de estas frases son ‘cubiertas’ con música altamente positiva y con una frecuencia bineural lenta -parecida a la del sueño profundo- o sea un sonido que induce los 2 hemisferios cerebrales a funcionar en sintonía, minimizando la actividad cerebral consciente.
  • 6- Luego te la envío en formato mp3

El uso diario (2 veces por día) del audio durante el tiempo necesario a que se establezca una nueva creencia (al menos 21 días, o ruta neuronal) induce un cambio en nuestra energía vital, o vibración, sintonizándonos con las situaciones que realmente deseamos para nosotros y para aquellos que nos rodean. Así de simple.

De esta forma entramos en un proceso creativo consciente que nos permite diseñar la vida que deseamos.

Esto incluye cualquier aspecto de nuestra vida. Desde lo afectivo a lo material a lo espiritual. Pues nosotros, a pesar de percibirnos como hecho de materia -ahora que sabemos que en el nivel subatómico la materia es prácticamente inexistente- sabemos que somos una combinación de frecuencias.

Somos una cierta vibración particular resultado de la suma de todas las vibraciones que componen nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestros pensamientos.

Nuestra frecuencia particular tiende naturalmente a sintonizarse con frecuencias parecidas.

Cambiando para una frecuencia mas adecuada a lo que deseamos y alejada de lo que NO queremos, veremos como se producen cambios en las circunstancias que componen nuestra vida.

Esta es la que muchos llaman la ‘Ley de Atracción’. Que podríamos también llamar de ‘Ley de Afinidad de Vibración’.

Existe una ‘creencia’ que esta Ley sea algo metafísico, mágico o misterioso. Sin embargo es ni mas ni menos que el resultado de un fenómeno que en la física se llama resonancia.

Imagina un cuarto donde hay un montón de altavoces, cada uno emitiendo en cierta frecuencia. Si 2 de ellos emiten en sintonía, los picos de sus ondas sonoras se suman, evidenciándose respecto a los demás, cuyos pico no suman o inclusive se anulan. Acabará escuchando aquellos 2 altavoces mas que a todos los restantes pues sus ondas sonoras se sobresalen de la media.

Ahora imagínate como una frecuencia, particular, única, producto de la suma de todo lo que eres, sientes y piensas. Y que estas rodeado de montones de otras frecuencias diferentes. Si entre todas hay alguna que se aproxima más a la tuya, ésta entra en resonancia contigo y tu atención se irá naturalmente hacia ésta porque te resulta amplificada respecto a las demás.

No hay misterio en esto. Si acaso hay que actualizar la forma de cómo nos vemos: no más como ‘maquinas bioquímicas’ más como vibraciones puras.