Quien soy

 

Me llamo Mauro Conversi.
Nací en Pisa, Italia, y he pasado parte de mi vida en España y parte en Brasil, tres países con idiomas parecidos.
Me he formado com diseñador de interiores y investigador (a travers de varias escuelas) de los procesos internos que nos hacen tomar conciencia de quienes realmente somos, mas allá de lo que nos enseñan a aparentar en nuestra sociedad actual.

Actualmente estoy nuevamente en España dedicándome a ‘atravesar’ las turbulencias de esta época especial, aportando y recibiendo información de todos los que participamos activamente en este gran cambio de paradigma.

En mi adolescencia pasó por mis manos un libro titulado “Los límites del crecimiento (*).  Se trataba de un informe que un grupo de científicos (denominado IL CLUB DI ROMA) preocupados con la dirección tomada por la sociedad global, encargó al Massachusetts Institute of Technology. Éste, usando la mejor tecnología de la época, describió -a través de gráficos bien elocuentes- un imparcial y sombrío futuro para la humanidad, cuyo mensaje era demasiado claro como para cuestionarlo.

El mensaje resumido era éste: la sociedad no tiene futuro.

Como había sido educado dentro de una familia donde la ciencia era nuestro altar, y la fe en que esta tenía la capacidad de resolver cualquier problema presente y futuro de la humanidad era el pilar que la sostenía, tomar conciencia de estos límites marcó una dirección en mi pensamiento.

La verdad es que a partir de aquel momento mi preocupación central era qué podía hacer yo para impedir una catástrofe anunciada. Lo que me causó muchas crisis de identidad, impotencia y una búsqueda constante -principalmente a través de las religiones- de un sentido comprensible a mi/nuestra existencia.

Esto duró años, muchas variadas situaciones y un lento progreso; muy lento, como si, queriendo o no, estuviese subiendo por una escalera invisible, pero cuyos peldaños no me permitían ver a donde iba hasta no pisar firmemente en ellos.

Ahora sé que en esta subida éramos muchos y que mis crisis no eran tan individuales como podían parecerme.

Y probablemente el lector que haya llegado a este punto del texto sabe de qué estoy hablando.

El caso es que sólo en tiempos recientes se ha hecho suficientemente ‘visible’ una nueva forma de comprender nuestra vida.

Se ha hecho visible porque el número de personas que la están viendo, y la comprensión de fondo que va apareciendo -por muchas vías distintas- nos deriva a la misma conclusión: de que no hay intermediarios entre nosotros y nuestras circunstancias.

Y cuantos más somos en verlo, más fácil resulta de verse. Y es enormemente liberador pues define el próximo paso que tenemos que dar en este momento de confusión y caída de valores.

Significa salir de la incertidumbre y confusión actual, camino hacia un futuro sorprendentemente próspero y abundante.

Un regalo demasiado grande como para no compartirlo.

Mi trabajo, o sea, la misión de esta web, es contribuir en la difusión de esta comprensión a través de seminarios cuyo objetivo es que sus participantes -a su vez- se transformen en transmisores de esto que podríamos llamar de “Nuevo paradigma”.

Por esto la he llamado “Revolución interna”, pues el cambio de perspectiva que cada uno consigue -y a su vez trasmite- es el motor del cambio de cómo nos percibimos colectivamente.

Es una revolución que no se basa en ideologías, alternativas políticas, credos religiosos, propuestas socioeconómicas. Tan sólo se basa en eliminar de nuestro actual sistema de pensamiento -o paradigma- una serie de creencias que nos impiden ver quienes realmente somos.

Lo que resulta cada vez más fácil, visto que el número de personas que comparten esta visión es grande y crece cada día. Y cuantos más nos unimos en esto, más clara se hace la visión de un futuro donde los límites a la expansión sólo lo colocamos nosotros.

(*) https://es.wikipedia.org/wiki/Los_l%C3%ADmites_del_crecimiento